De valientes y traidores

Tania Tagle

A Didier que me enseñó a ser valiente

“¿Qué es puto?” pregunta mi hermana de seis años a mi mamá durante la comida. Es 1998, yo acabo de cumplir doce y escucho a Molotov porque me gusta un chico de mi colegio que se dice fan. Mamá me dirige una mirada recriminatoria y suspira: “Puto es un hombre al que le gusta otro hombre, mi amor. Pero eso no se dice, es una grosería muy fea”. La definición me deja helada, por obvia y por reveladora.

Entiendo de pronto que llamar a alguien homosexual es el peor insulto que se le puede hacer. Lo que no me queda claro es por qué. “Porque va en contra de Dios” dice mamá que tiene una respuesta para todo. Para ese entonces ya no estoy segura de creer en Dios, así que decido que no tengo nada en contra de los homosexuales y que para mí la palabra no es una grosería. Cuando, meses más tarde, escucho a la afición mexicana en el mundial de Francia gritando puto durante los partidos, lo único que puedo pensar es que son todos muy cristianos y muy religiosos. Y quizá no me equivoco.

Sigue leyendo

Surte farmacéutica al narco en Sinaloa

Ciudad de México  (17 marzo 2014).- La PGR tiene bajo la lupa a la empresa Biopharmex por presuntamente importar toneladas de precursores químicos para la fabricación de metanfetaminas y venderlos al narco.

El 15 de agosto pasado, el Ministerio Público Federal, Raymundo Emilio Anaya, inició el acta PGR/DDF/SZC/AICM/146/2013-08 y giró una orden de presentación y localización contra Víctor Manuel Pérez Durán.

Imagen

Dicho personaje es supuesto apoderado legal de la farmacéutica.

Durante seis meses, agentes federales vigilaron las importaciones de Biopharmex en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Descubrieron que, en un mes, recibían cinco toneladas de efedrina, pseudoefedrina y ácido fenilacético procedentes de Francia.

De acuerdo con la indagatoria, a la cual REFORMA tuvo acceso y se encuentra abierta, barriles de 250 kilos eran trasladados a la bodega de la empresa en la Colonia Industrial Vallejo, en Azcapotzalco, y de ahí, llevados a Sinaloa.

A lo largo de las investigaciones se descubrió que los precursores químicos llegaban al Distrito Federal con etiquetas falsas que los hacían pasar por otro tipo de material.

A pesar de que Biopharmex cuenta con licencia sanitaria para la fabricación de productos farmacéuticos, los que vende son únicamente homeopáticos.

Ante la sospecha de que personal de la compañía traficara con los precursores químicos, el caso fue tomado por la Subprocuraduría Especializada en Investigación en Delincuencia Organizada (SEIDO).

“Investigar todo lo relacionado con las actividades que realiza actualmente y aquellas que realizó en el pasado, considerando que la misma (Víctor Manuel Pérez Durán) al parecer está relacionado con delitos contra la salud.

“Introducción y exportación de sicotrópicos y precursores químicos como efedrina, seudoefedrina y ácido fenilacético (…) Investigar si dicha persona se encuentra relacionada con alguna asociación delincuencial”, se lee en el documento de la PGR.

REFORMA buscó versión de Biopharmex sobre las acusaciones.

Sin embargo, aunque Margarita Pantoja, ejecutiva de Recursos Humanos, ofreció comunicarse más tarde, ya no hubo respuesta.

La empresa, la cual fue fundada en 1997 y encabezado por Eda Martínez Pazarán, factura entre 16 y 25 millones de pesos anuales.